Reclamación formal

Reclamación a tienda

Una reclamación formal es una queja que podrás poner en contra de los comercios que apliquen prácticas comerciales abusivas.

Como consumidores tenemos unos derechos que los comercios deben respetar, y que en caso de no hacerlo, nos vemos en el derecho de llevar a cabo una reclamación o una denuncia.


Administración de consumo 

Si has optado por poner una reclamación, ya sea por garantía, hojas de reclamaciones, caso de publicidad engañosa o derecho de desistimiento, puedes dirigirte a la oficina de información del consumidor (OMIC) más cercana o a la administración de comercio y consumo.

La administración de consumo tendrá en cuenta tu reclamación y tomará cartas en el asunto.
Ellos mediarán entre tú y el comercio para intentar llegar a un acuerdo amistoso.
Si no lo consiguen, comprobarán si la empresa cumple todas las normas de consumo y en caso de que infrinja alguna, se abrirá un expediente y un procedimiento que puede acabar en una multa.


Arbitraje de consumo

Si pasado un tiempo no obtienes respuesta por parte de la administración de consumo, puedes acudir a arbitraje de consumo.
Este procedimiento es gratis y por norma general la decisión la toman antes de 90 días, decisión que equivale a una sentencia judicial. Por otra parte, sólo se podrá hacer si la empresa a la que estás reclamando está adherida a al sistema arbitral de consumo.

El sistema es un recurso extrajudicial y hay que tener en cuenta que si decides solucionar el conflicto mediante el sistema arbitral, ya no podrás acudir a la vía judicial.


Vía judicial

Si la empresa no acepta el arbitraje y no obtenemos respuesta por parte de la administración de consumo, el paso que debemos dar es recurrir a la vía judicial.

Recurrir a este sistema de reclamación suele ser caro y lento, por ello habría que tenerlo sólo en cuenta si el caso te compensa económicamente y tienes las pruebas suficientes para salir victorioso.

En este caso, dependiendo la indemnización que se solicite, los costes del proceso variarán y la tramitación al mismo será diferente.

Si el total reclamado no supera los 2.000 euros no necesitarás procurador ni abogado para el caso.
Cuando el total supera los 2.000 euros pero no los 6.000 euros, se tramitará un juicio verbal y necesitas estar acompañado de procurador y abogado.
Si la cuantía superase los 6.000 euros, se tramitará un juicio ordinario y también debes estar acompañado de procurador y abogado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*